Ansiedad y depresión en la adolescencia.

Desde hace algún tiempo se ha vuelto más común escuchar sobre ansiedad y depresión, pero ¿Qué son realmente y cómo se pueden presentar en la adolescencia?

La ansiedad es una respuesta emocional que se presenta en el sujeto ante situaciones que percibe o interpreta como amenazantes o peligrosas, aunque en realidad no se pueden valorar como tal, esta manera de reaccionar de forma no adaptativa hace que la ansiedad sea nociva porque es excesiva y frecuente. (Virueles, 2005)

Es por esto que se ha vuelto un tema importante de abordar ya que involucra otros aspectos tanto cognitivos, conductuales y psicofisiológicos, afectando varias áreas como la social, laboral, familiar, pareja, etc.

En abril del 2018 se realizó un estudio por parte de la Secretaria de Salud y Salud mental a nivel nacional y muestra el incremento en los casos de ansiedad de un 75% en los últimos cinco años, estos datos pueden ser referencia para darnos una idea de como en México está la salud mental.

La ansiedad se puede presentar de diferentes maneras en la adolescencia:

  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión.
  • Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Respiración acelerada (hiperventilación).
  • Sensación de debilidad o cansancio.
  • Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual.
  • Tener problemas para conciliar el sueño.
  • Padecer problemas gastrointestinales (GI).
  • Quejas de problemas físicos como fatiga, dolores de cabeza, sudoración excesiva, temblores, entre otros.
  • Baja en las calificaciones o evasión de la escuela.
  • Cambios de comportamiento, como irritabilidad.
  • Miedos y preocupaciones recurrentes sobre partes de las rutinas diarias.

Mientras que, por otro lado, la OMS define a la depresión como un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés y bienestar, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

Algunos de los síntomas de la depresión en la adolescencia son:

  • Falta de concentración.
  • Aumento o descenso de peso.
  • Hipo o hipersomnia.
  • Disminución del rendimiento académico.
  • Problemas de atención y dificultad de concentración.
  • Anergia (pérdida o ausencia de energía)
  • Agitación motora o enlentecimiento.
  • Ausencia de motivación.
  • Estado de ánimo deprimido. Baja autoestima.
  • Evitación de actividades lúdicas.
  • Interacción social y familiar disminuidas.
  • Deseo continuo de estar sólo y no ser molestado.
  • Pensamientos recurrentes de muerte.
  • Actividades autodestructivas.

Es importante tomar en cuenta si tanto los síntomas de ansiedad como de depresión son a partir de alguna situación especifica transitoria como es duelo por alguna pérdida o son síntomas los cuales lleven ya un tiempo mayor a 3 meses de manera constante.

La etapa de la adolescencia es un momento de crecimiento y conocimiento, como padres es importante acompañarlos y guiarlos, estar informados sobre los síntomas de ansiedad y depresión nos permiten prevenir y cuidar a los que más queremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s